SOBRE MÍ

Nací en un pueblo donde los sucesos de la vida cotidiana se contaban con tanto detalle que de cada esquina surgía una historia y cada vecino se convertía en un personaje único con un nombre singular que mantenía de generación en generación.

Allí aprendí a escuchar a mis mayores y a guardar sus palabras como un tesoro, palabras que ya no se utilizan y que evocan un tiempo que desaparece poco a poco.

Veía la tele en blanco y negro y me imaginaba los colores. Si se iba la luz lo mejor era llevarse bien con los seres que habitaban tras las cortinas. Las tardes de verano entre costuras se hacían muy largas si no se contaban historias. De las diarias redacciones escolares surgió mi gusto por escribir y por cuidar el lenguaje. Así que con el paso del tiempo me hice Filóloga de formación y Cuentacuentos por vocación.

Elegí el camino de los cuentos como forma de estar en el mundo. Este camino me ha llevado por bibliotecas, colegios, centros culturales, calles, plazas y rincones donde regalar historias a pequeños y a grandes, a niños y a ancianos, a personas con capacidades diferentes y a públicos diversos. Como muchos otros narradores vivo en el imprevisto de ¿qué pasará mañana? Voy con mi isla, mi palmera y mi horizonte allá donde me llaman.

Si contar es imaginar, recordar, transmitir, jugar, reír, soñar…

¿Acaso no es contar cuentos la mejor manera de vivir?

SESIONES NIÑOS

TALLERES NIÑOS

SESIONES ADULTOS

TALLERES ADULTOS